Go to Database Directory || Go to Bibliography || Go to CISG Case Search Form


Reproduced with permission of the author

La información sobre la Convención de Viena de 1980 -compraventa internacional de mercaderías- aumenta. Una llamada a los operadores jurídicos españoles


Mª del PILAR PERALES VISCASILLAS

Introducción

Para cualquier lector no familiarizado con el desarrollo, evolución y aplicación de los nuevos instrumentos que vienen a configurar lo que con gran acierto se ha denominado el Derecho Uniforme del Comercio Internacional, no deja de ser llamativo el hecho de la existencia de diversas agencias formuladoras -formulating agencies-. Estas, en un primer momento, proyectan o elaboran normas; después crean todo un sistema de difusión y seguimiento de las mismas con el objetivo de facilitar el acceso de los operadores (entendiendo dentro de este grupo a los empresarios y a los juristas) a la ya <<aplastante>> información que sobre la doctrina y jurisprudencia creada en torno a ese nuevo cuerpo normativo existe en diversos países.

De entre las agencias formuladoras destaca la labor de impulso, creación y promoción desarrollada por la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (CNUDMI o en su acrónimo inglés UNCITRAL). Fruto de los esfuerzos de UNCITRAL es la Convención de las Naciones Unidas sobre los contratos de compraventa internacional de mercaderías de 1980, llamada habitualmente Convención de Viena (en adelante también CNUCCIM). El considerable éxito obtenido por esta Convención, que se trasluce en que bajo la égida de UNCITRAL es la que más ratificaciones ha conseguido, ha movilizado a una serie de instituciones universitarias y a diversos profesores en la tarea de dar a conocer este texto, que es un gran desconocido para muchos juristas e, incluso, lo que es más grave, para muchos jueces y árbitros.

Los propósitos de estas líneas son modestos: intentar que desaparezca la reticencia inicial que puede sentirse ante un texto de más de 100 artículos que, bajo una primera ojeada, parece inspirarse en principios que no son comunes a los familiarmente contenidos en nuestros Códigos -de Comercio y Civil- y combatir el hecho de que puede resultar difícil el acceso a la doctrina y jurisprudencia que analizan y aplican este texto uniforme. Para ello sólo podemos, en este momento, afrontar este estudio desde dos frentes. Desde uno de ellos queremos facilitar el camino para que los asesores jurídicos, y en general los operadores comerciales, conozcan las fuentes materiales -incluyendo la escasa bibliografía de la doctrina de nuestro país[1] - a las que deberán acudir, so pena de dar la espalda al más moderno ordenamiento comercial internacional que, no debe olvidarse, forma parte desde principios de 1991[2] de nuestro derecho interno. Desde el otro, queremos llamar la atención acerca del estado actual de la Convención por lo que se refiere al número de Estados parte y a las reservas que afectan a la misma, lo que puede ser de gran importancia a la hora de calibrar unas futuras relaciones negociales.

La recopilación bibliográfica y jurisprudencial del Profesor Michael R. Will

La reciente aparición de la recopilación internacional de bibliografía y de jurisprudencia que el profesor Michael R. Will ha realizado acerca de la Convención de Viena de 1980 ciertamente ha sido el motor que nos ha inspirado en la elaboración de este trabajo: Michael R. Will. CISG. The UN Convention on Contracts for the International Sale of Goods. International Bibliography 1980-1995. The First 150 or so Decisions 1988-1995. Schriftenreihe deutscher Jura-Studenten in Genf 13, Genève: Unité de droit allemand, Faculte de droit, 1995.

El Dr. Will, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Ginebra, pone al día, con la última edición de su libro, la más completa compilación de las obras dedicadas a la Convención de Viena. En ella se recogen de manera sistemática y exhaustiva las publicaciones que desde 1980 hasta la actualidad han ido apareciendo en todos los continentes sobre el tema, incluidas las de nuestra mejor doctrina. Entre otras la importante y primera tesis doctoral, monografía desde 1991, que sobre la Convención de Viena, concretamente sobre la disciplina de la transmisión del riesgo, se ha realizado en nuestro país y que se debe al profesor Guillermo Alcover Garau[3] ; también los artículos aparecidos en 1993, en el número 207 de la Revista de Derecho Mercantil, dedicado de manera exclusiva a la labor de la UNCITRAL, entre otros los trabajos de los profesores Manuel Olivencia Ruiz y Rafael Illescas Ortiz[4]

Esta ingente y meritoria labor de recopilación de doctrina a cargo del profesor Michael Will, que comenzó en 1987 y que ha recibido posteriores puestas al día en 1989 y 1990, recoge asimismo la lista actualizada de Estados parte en la Convención, así como la reseña de las casi 150 primeras decisiones jurisprudenciales, que viene a completar una edición del año anterior[5] donde el profesor Will recogía las 100 primeras sentencias, que aplican o, por el contrario, declaran inaplicable la Convención de Viena de 1980. Esta labor de difusión de la naciente jurisprudencia que aplica el texto internacional sobre compraventa tiene un particular interés por varias razones fundamentales. En primer lugar, porque facilita el hasta ahora difícil acceso a la misma (11 países y 5 instituciones arbitrales protagonizan, por el momento, la jurisprudencia) que va desde las decisiones de los tribunales chinos hasta la más abundante de los tribunales germanos[6], pasando por las jurisdicciones australiana y argentina. En segundo lugar, posee interés la propia estructura de la recopilación que en poco más de 50 páginas recoge por orden cronológico el tribunal, nacional o arbitral, las partes litigantes, el tipo de mercaderías objeto del litigio y lo que es muy importante la/las concretas disposiciones de la Convención que fundamentan la decisión de fondo. Asimismo se indica, en su caso, el medio donde se han publicado las traducciones, los resúmenes y los comentarios críticos realizados por la doctrina de diversas partes del mundo. Por último, y no por ello menos importante, la recopilación resulta un instrumento significativo para conseguir una interpretación y, por tanto también una aplicación uniforme de la Convención. Ambos son objetivos básicos de UNCITRAL y del Instituto para la Unificación del Derecho Privado, conocido como UNIDROIT, que se recogen en el artículo 7 de la Convención de Viena[7]. Esta disposición del texto vienés ha creado <<escuela>> y no sólo ha sido casi literalmente reproducida por los instrumentos preparados por UNCITRAL, sino también por UNIDROIT, particularmente en las Convenciones de Leasing y Factoring Internacionales de 1988, así como en su reciente formulación de los Principios sobre los contratos comerciales internacionales (UNIDROIT. Roma, 1995).

UNCITRAL y el CLOUT

La propia UNCITRAL, como no podía ser menos, periódicamente da a conocer los nuevos trabajos bibliográficos que acerca de cualquiera de los instrumentos de UNCITRAL se publican[8]. Lógicamente el campo que se pretende abarcar por UNCITRAL no se limita a la literatura existente sobre la Convención, sino que se refiere a cualquiera de las Convenciones, Leyes Modelos, Guías Jurídicas y Reglamentos que bajo el empuje de UNCITRAL han visto la luz.

Pasando ya de forma concreta a la recopilación jurisprudencial que realiza UNCITRAL para diseminar las sentencias y laudos arbitrales que afectan a los textos por ella creados, hemos de advertir ante todo que no lo hacemos de forma novedosa porque la Revista de Derecho Mercantil en el ya aludido número 207 dedicó sus últimas páginas (399-408) a reproducir la nota de la Secretaría de UNCITRAL (A/CN.9/132) por la que se estableció el sistema de recopilación y difusión de información sobre la jurisprudencia relativa a los textos jurídicos de la CNUDMI, que recibe el nombre de CLOUT (Case Law on Uncitral Text). Varias notas destacan de este sistema de información.

En primer lugar, su ámbito comprensivo al abarcar todos los textos elaborados por UNCITRAL que por el momento han entrado en vigor: la Convención sobre la prescripción en materia de compraventa internacional de mercaderías (conocida como Convención de Nueva York de 1974), la Convención de Viena de 1980 sobre compraventa, la Ley Modelo de la CNUDMI sobre arbitraje comercial internacional de 1985 y el Convenio de las Naciones Unidas sobre el Transporte Marítimo de Mercancías de 1978 (conocido como Reglas de Hamburgo). Por el momento, sin embargo, únicamente se encuentran recogidas decisiones jurisprudenciales o laudos arbitrales que aplican la Convención de Viena sobre compraventa (45 en total) y la Ley Modelo de arbitraje (56 en total)[9]. Es previsible, por otra parte, que el resto de los textos aprobados por UNCITRAL, pero que aún no están en vigor, entren a formar parte del CLOUT: la Convención de las Naciones Unidas sobre letras de cambio internacionales y pagarés internacionales (Convención de Nueva York de 1988), el Convenio de las Naciones Unidas sobre la responsabilidad de los empresarios de terminales de transporte en el comercio internacional (Convenio de Viena de 1991, que ha sido firmado por nuestro país) y la Ley Modelo de la CNUDMI sobre transferencias internacionales de crédito de 1992. Por último, queremos recordar la inminente aprobación como Convención del Proyecto sobre Garantías Independientes y Cartas de Crédito y como Ley Modelo del Proyecto sobre los aspectos jurídicos del Intercambio Electrónico de Datos (EDI) y otros medios conexos de comunicación de datos.

En segundo lugar, ha de señalarse su sencillo funcionamiento: existe una red de corresponsales nacionales -generalmente coincidente con los delegados de los diversos Estados en la Comisión- que se encargan de proporcionar altruistamente a la Secretaría de UNCITRAL el resumen (y también el texto completo), en uno de los idiomas de Naciones Unidas (árabe, chino, español, francés, inglés y ruso), de las decisiones en las que los tribunales de su país apliquen cualquiera de los textos de UNCITRAL. Dicha Secretaría se encarga, una vez que recibe el resumen preparado por el corresponsal nacional, de traducirlo a los otros cinco idiomas oficiales. Su publicación se hace asignando a cada uno de los resúmenes un número, al que seguirá el texto concreto que se aplica y las específicas disposiciones que fundamentan el fallo, así como un resumen muy sintético del mismo -la conocida massima italiana-. También se incluyen los datos relativos al tribunal y país donde se ha resuelto el asunto, la fecha de la decisión, las partes del litigio y, en su caso, la existencia de publicaciones al efecto, tanto resúmenes como comentarios. Así, por ejemplo, la reseña acerca de una concreta decisión -sin incluir el resumen- sería:

Caso nº 23: Convención de las Naciones Unidas sobre la Compraventa, artículos 8 3); 18 1); 19 1) a 3).
Estados Unidos: U.S. District Court for the Southern District of New York, 91 Civ. 3253 (CLB)
14 de abril de 1992; apelación rechazada el 19 de enero de 1993
Filanto, S.p.A. con Chilewich International Corp.
Publicado en inglés: 789 Federal Supplement 1229 (1992); 984 Federal Reports, 2d 58 (1993).
Comentado por Brand & Flechtner, 12 The Journal of Law and Commerce, 239 (1993), por Perales Viscasillas, Derecho de los Negocios, enero de 1995, 9, y por Del Duca y del Duca, 27 Uniform Commercial Code Law Journal, 331 (1995).

Dos son, sin embargo, los problemas del sistema. Algunos de ellos le atañen directamente: así la dificultad de su difusión y la irregularidad de la misma por problemas presupuestarios. Por contra, el otro es externo a él y deriva del recelo de ciertas instituciones arbitrales por difundir los laudos por ellas promulgados. No obstante, la confidencialidad podrá preservarse omitiendo los nombres de los litigantes.

La corresponsalía española del CLOUT

Se acaba de indicar cómo UNCITRAL desde hace cuatro años ha venido tejiendo una red de corresponsales nacionales. En nuestro país esta labor está encomendada a uno de los delegados de España ante UNCITRAL, el catedrático de Derecho Mercantil de la Universidad Carlos III de Madrid, don Rafael Illescas Ortiz. La labor que el Area de Derecho Mercantil de esa Universidad viene realizando es clara al respecto y hoy constituye un incipiente centro especializado en el Derecho Uniforme del Comercio Internacional.

El Area de Derecho Mercantil de esa Universidad aprovecha la ocasión para realizar en este momento una invitación general a todos los sectores interesados a fin de que le transmitan cualquier sentencia de los tribunales españoles de instancia, apelación y casación, así como cualquier laudo arbitral, que aplique o fundamente su resolución en un instrumento de UNCITRAL o UNIDROIT y, en particular, en la Convención de Viena de 1980 sobre compraventa. Para ello podrá contactarse con bien con el corresponsal del CLOUT bien con la autora de estas líneas:

Rafael Illescas Ortiz y/o
Mª del Pilar Perales Viscasillas
Universidad Carlos III de Madrid
Departamento de Derecho Privado y de la Empresa
C/Madrid, 126-128
28903 Getafe-Madrid. España
Fax: (91) 6249589

Rafael Illescas Ortiz: E-mail: rillesca@der.uc3m.es
Pilar Perales Viscasillas: E-mail: pperales@alum.der.uc3m.es

Este es, por lo demás, un modo de conducirse ampliamente utilizado en otros países como México, que canaliza idéntica información a través de su delegado en UNCITRAL y corresponsal del CLOUT, José Mª Abascal Zamora (El Financiero, 1994, nº 40).

Debemos, por último, resaltar que la confidencialidad de los asuntos está plenamente garantizada por los propios informantes quienes al transmitir el texto de la sentencia o laudo pueden eliminar el nombre de todas las partes o de alguna de ellas -generalmente las personas físicas-. La información del CLOUT se difunde en lengua española -también en el resto de las lenguas oficiales de las Naciones Unidas- cualquiera que sea su procedencia. Con mayor celeridad, no obstante, se difunde en inglés.

UNILEX y el Profesor Michael-Joachim Bonell

Bajo la dirección del profesor Michael-Joachim Bonell[10] de la Universidad de Roma La Sapienza, que fue delegado de Italia durante la Conferencia Diplomática celebrada en marzo de 1980 y que tuvo como resultado la aprobación final de la Convención de Viena, la revista jurídica Diritto del Commercio Internazionale (Giuffrè, Milan) facilita periódicamente bajo el nombre de <<Rassegna Giurisprudenzale in tema di vendita internazionale>>[11] los resúmenes y las concretas disposiciones de la Convención invocadas tanto ante los jueces como los árbitros. La información se difunde en este caso en lengua italiana, lo cual tiene su importancia al no ser el italiano idioma oficial de Naciones Unidas.

Asimismo, bajo la supervisión del profesor Bonell, se ha logrado crear UNILEX que es una completa base de datos jurisprudencial y doctrinal acerca del texto uniforme vienés[12]. Las sentencias judiciales y los laudos arbitrales contenidos en esta base de datos se difunden en su versión original, si bien los mismos se acompañan de un pequeño resumen en inglés.

INTERNET y la Universidad de Pace (Nueva York-USA)

La labor que el Institute of International Commercial Law de la Universidad de Pace (White Plains, New York)[13] es ciertamente una de las iniciativas más importantes para lograr la interpretación y aplicación uniforme de la Convención de Viena.

El profesor Albert Kritzer, Secretario ejecutivo del Instituto[14], desde hace años viene dedicándose a establecer diversas iniciativas que se relacionan con la Convención. De entre ellas destaca la inminente puesta en marcha del proyecto para hacer <<circular>> por INTERNET toda la información, tanto jurisprudencial como doctrinal, concerniente a la Convención. Esta labor de informatización (CISG W3) está a cargo del <<National Center for Automated Information Research>> (NCAIR), y bajo la dirección de Nicholas Triffin, Director la biblioteca de la Facultad de Derecho de la Universidad de Pace. La organización prevista para INTERNET es la siguiente: materiales introductorios, lo que incluye a los Estados que han ratificado la Convención, así como las declaraciones y reservas que afectan a la misma; referencias cruzadas (cross-references), esto es, un análisis breve de cada una de las disposiciones que integran el texto vienés; historia legislativa; case law, es decir, la recopilación de las decisiones jurisprudenciales y laudos arbitrales sobre la Convención; y, por último, una compilación bibliográfica[15]. En este caso el idioma empleado será el inglés.

La Universidad de Cornell (Nueva York-USA)

De entre las iniciativas que estamos examinando, en nuestra opinión, esta es la más original. Se trata de la creación por la Universidad de Cornell de una revista que a partir de octubre-noviembre 1995 comenzará a publicar artículos especializados con el objetivo principal de educar a los juristas en la forma en que la Convención de Viena de 1980 debe ser interpretada: The Cornell Journal on the Convention on Contracts for the International Sale of Goods. En el futuro primer número, el ya mencionado profesor Albert Kritzer dedicará un detallado artículo a difundir exhaustivamente todas las iniciativas -y algunas más- a las que aquí estamos haciendo referencia: <<The Convention on Contracts for the International Sale of Goods -Opportunities and the Internet->>.

Otras iniciativas

Reseñar asimismo la recopilación de bibliografía que realiza el profesor Peter Winship (delegado de Estados Unidos ante UNCITRAL, y corresponsal estadounidense del CLOUT junto con el Profesor John O. Honnold[16]), si bien se reduce a la doctrina de lengua inglesa, y cuya última publicación está actualizada hasta el 1º de noviembre de 1993[17].

Indicar de forma generalizada la existencia de varias bases de datos en Estados Unidos, LEXIS y WESTLAW, que ya han difundido más de una docena de decisiones.

No podemos concluir esta parte del presente estudio sin indicar que todas estas iniciativas se acercan cada vez más al deseo de ver cumplidas las metas de interpretación y aplicación uniforme de todos los textos de Derecho Uniforme, a las que, por otra parte, la mayor parte de los instrumentos de UNCITRAL consagran una disposición que se configura como uno de los elementos de base[18] de dicho Derecho universal y uniforme: en la interpretación de cualquiera de los textos se ha de tener en cuenta su carácter internacional y la necesidad de promover la uniformidad en su aplicación y de asegurar la observancia de la buena fe en el comercio internacional.

Estado de la Convención

Como indicábamos en la introducción, la segunda parte del trabajo se dirige a facilitar a los operadores jurídicos los datos relativos a la situación actual de la Convención por lo que se refiere al número de Estados que la han incorporado como parte de su derecho interno y a las reservas que afectan al texto uniforme vienés.

ESTADOFIRMARATIFICACION[19] ENTRADA
EN VIGOR
Alemania 26.5.81 21.12.89 01.01.91
Argentina 19.07.83 01.01.88
Australia 17.03.88 01.04.89
Austria 11.04.8029.12.87 01.01.89
Bielorrusia 09.10.89 01.11.90
Bosnia-Herzegovina 12.01.94 06.03.92
Bulgaria 09.07.90 01.08.91
Canadá 23.04.91 01.05.92
Chile 11.04.80 07.02.9001.03.90
China 30.09.81 11.12.86 01.01.88
Cuba 02.11.94 01.12.95
Dinamarca 26.05.81 14.02.8901.03.90
Ecuador 27.01.9201.02.93
Egipto 06.12.8201.01.88
Eslovenia 07.01.9425.06.91
España 24.07.9001.08.91
Estados Unidos de América 31.08.81 11.12.86 01.01.88
Estonia 20.09.9301.10.94
Federación de Rusia 16.08.9001.09.90
Finlandia 26.05.81 15.12.8701.01.89
Francia 27.08.91 06.08.8201.01.88
Georgia 16.08.9401.09.95
Ghana 11.04.80
Guinea 23.01.91 01.02.92
Hungría 11.04.80 16.06.8301.01.88
Iraq 05.03.9001.04.91
Italia 30.09.81 11.12.8601.01.88
Lesotho 18.06.81 18.06.8101.01.88
Lituania 18.01.95 01.02.96
México 20.12.8701.01.89
Moldavia 13.10.9401.11.95
Noruega 26.05.81 20.07.8801.08.89
Nueva Zelanda 22.09.9401.10.95
Países Bajos 29.05.81 13.12.9001.01.92
Polonia 28.09.81
República Árabe Siria 19.10.82 01.01.88
República Checa 30.09.93 01.01.93
República Eslovaca 28.05.93 01.01.93
Rumanía 22.05.91 01.06.92
Singapur 11.04.80 16.02.95 01.03.96
Suecia 26.05.81 15.12.87 01.01.89
Suiza 21.02.90 01.03.91
Ucrania 03.01.90 01.02.91
Uganda 12.02.92 01.03.93
Venezuela 28.09.81
Yugoslavia 11.04.80 27.03.85 01.01.88
Zambia 06.06.86 01.01.88

Declaraciones y reservas

Existen varias declaraciones y reservas que se permiten efectuar a los Estados y que se prevén en las disposiciones finales de la Convención (parte IV-artículos 89-101).

1) La reserva del artículo 92 CNUCCIM[20]

Una de las reservas más interesantes previstas por la Convención es la que admite la posibilidad de que los Estados que lo deseen puedan excluir la parte II (formación del contrato), o la parte III (compraventa de mercaderías) por vía de la reserva del artículo 92.

Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia han hecho uso de esta reserva, por lo que de acuerdo con su párrafo 2º esos Estados no serán considerados como Estados contratantes respecto de las materias que se rijan por la parte II del texto uniforme. No obstante ha de observarse que, si bien al Estado que haya hecho uso de la reserva del artículo 92 CNUCCIM, declarando la exclusión de las normas de la parte II, no se le podrá considerar como Estado contratante a los efectos de determinar la aplicabilidad de la Convención (art.92.2 CNUCCIM), se le podrán aplicar las disposiciones de la parte II cuando las normas de derecho internacional privado remitan al derecho de otro Estado contratante de cuyo derecho interno forme parte la Convención en su conjunto (artículo 1.1.b CNUCCIM).

2) La reserva del artículo 94 CNUCCIM

Coherentemente con la postura mantenida por los países escandinavos en relación a la exclusión de la parte II de la Convención, también han hecho uso de la reserva que el artículo 94.2 CNUCCIM permite hacer a los Estados con normas jurídicas idénticas o similares. En función de ésta, los contratos de compraventa celebrados entre empresarios cuyos establecimientos radiquen en algunos de esos Estados no se regirán por las normas de la Convención.

3) La reserva del artículo 93 CNUCCIM[21]

Por virtud de esta reserva se permite que los Estados contratantes que estén integrados por dos o más unidades territoriales independientes, a las que les es aplicable un distinto sistema jurídico, puedan declarar la aplicación de la Convención a todas, una o varias de sus unidades territoriales.

Canadá ha declarado que la Convención es aplicable a Alberta, la Columbia Británica, Isla del Príncipe Eduardo, Quebec, Manitoba, Nueva Brunswick, Nueva Escocia, Ontario, Saskatchewan, Terranova, los Territorios del Noroeste y Yukón. Por su parte, el Gobierno de Nueva Zelanda ha declarado que su adhesión no abarca a las Islas Cook, Niue y Tokelau.

4) La reserva de los artículos 12 y 96 CNUCCIM[22] .

El principio de libertad de forma (art.6 CNUCCIM), como regla general en la Convención, encuentra una muy importante excepción en la reserva prevista en el artículo 96 en relación con el artículo 12 CNUCCIM. El artículo 12 CNUCCIM fue introducido por la presión que ejercieron los países (especialmente la antigua URSS), cuyas leyes exigen que los contratos de compraventa internacional se perfeccionen por escrito. Esta es precisamente una de las condiciones que el artículo 96 CNUCCIM exige para que se pueda realizar una reserva al respecto. De esta forma se permite a los Estados que lo deseen la posibilidad de preservar para el ámbito de la contratación internacional sus requisitos domésticos de forma escrita.

El efecto de la reserva no es el de invalidar los contratos de compraventa que no se sujeten en su proceso negocial a los requisitos de forma escrita, sino el de impedir exclusivamente la aplicación de las disposiciones de la parte II de la Convención -y excepcionalmente dentro de la parte III del artículo 29 CNUCCIM- que permitan que el iter negocial, la modificación o extinción del contrato se desarrolle por un procedimiento que no sea por escrito. De esta forma, la cuestión acerca del cumplimiento en esas circunstancias de los requisitos de forma habrá de ser examinada de conformidad con el derecho que resulte aplicable conforme a las normas del derecho internacional privado.

Han hecho uso de esta reserva los siguientes Estados: Argentina, Bielorrusia, Chile, Estonia, Hungría, Lituania, Ucrania y Rusia. China, por su parte, ha declarado que no se considera obligada por el artículo 11 CNUCCIM ni por las disposiciones de la Convención relativas al fondo del artículo 11 CNUCCIM[23].

5) La reserva del artículo 95 CNUCCIM[24]

Existen dos formas en que la Convención puede devenir territorialmente aplicable: bien cuando se trate de un contrato entre partes que tengan sus establecimientos en Estados diferentes que sean contratantes (art.1.a CNUCCIM), bien cuando las normas de derecho internacional privado prevean la aplicación de la Ley de un Estado contratante (art.1.b CNUCCIM). Pues bien, la Convención permite en su artículo 95 que los Estados que lo deseen puedan declarar que no quedarán obligados por el apartado b) del artículo 1.1 CNUCCIM[25].

Han hecho uso de esta reserva los siguientes países: China, Estados Unidos de América, la República Checa, la República Eslovaca y Singapur, así como Alemania con la especialidad de que declara que no aplicara el inciso b) del artículo 1.1 con respecto a cualquier Estado que hubiese hecho una declaración por la que ese Estado no aplicaría el apartado b).

Para finalizar, indicar que el Gobierno de Hungría ha declarado en el momento de ratificar la Convención que consideraba que las condiciones generales de entrega de mercaderías entre organizaciones de Estados miembros del Consejo de Ayuda Mutua Económica estaban sujetas a las disposiciones del artículo 90 de la Convención[26].

Mª del Pilar Perales Viscasillas es becaria de investigación del area de Derecho Mercantil de la Universidad Carlos III de Madrid.

This article may be cited as follows:

Mª del Pilar Perales Viscasillas, <<La información sobre la Convención de Viena de 1980 -compraventa internacional de mercaderías- aumenta. Una llamada a los operadores jurídicos españoles>>. Derecho de los Negocios, diciembre 1995, nº 63, pp.15-22.


Pace Law School Institute of International Commercial Law - Last updated February 6, 1998
Comments/Contributions

Go to Database Directory || Go to Bibliography || Go to CISG Case Search Form